Información

Desde el núcleo de Salamir se toma un camino rodado sin asfaltar, bordeado de pinares, que nos conduce hasta el alto del acantilado, que domina la extensa concha de Oleiros, refugiada al fondo de la ensenada del mismo nombre y dibujada entre la punta Mal Perro y la de Cavona. Es una playa que se encuentra dentro del Paisaje Protegido de la Costa Occidental.